Before You Opt for a Knee or Shoulder Replacement, Consider Stem Cell Therapy

It’s a familiar question for people who own homes, cars, and other pieces of expensive technology: do I repair whatever is going
wrong, or do I replace it? This is usually a decision that requires a careful cost/benefit analysis, weighing the pros and cons of each choice. Frankly, most people don’t look forward to it.

But imagine if you didn’t have the luxury of making that choice. Imagine if there was no way to fix what was wrong, so you simply
had to replace the entire troublesome system – no matter how costly or inconvenient it might be.

For many patients with knee, shoulder, or hip injuries, this was exactly their dilemma. They had already failed to respond to
conventional treatment. Their doctors had told them now that their only option left was a joint replacement, major surgery that would require weeks or months of painful rehabilitation.

Luckily, that was then, and this is now. Patients who are candidates for knee, shoulder, or hip replacement have another option: stem cell therapy.

Why should patients consider stem cell therapy first?

Stem cell therapy uses stem cells from your own body to directly heal an injury. Our doctors will remove adult stem cells from your bone marrow or belly fat and inject them directly at the site of your original injury, usually mixing the stem cells with PRP or PPP. Once there, the stem cells will turn into whatever type of cell is needed to heal the injury. You get the same form and function you had before the injury, and you get to enjoy a number of other advantages. Read more about them below:

Stem cell treatment doesn’t require you to take as much time off from work or school. You might need to take a few hours or a day here and there for medical appointments or physical therapy, but this is nothing compared to a days-long hospital stay or weeks of rehabilitation.

There are none of the risks of major surgery, nor is there a risk of rejection. With major surgery come the risks of infection, adverse reactions to anesthesia, and more. Even if everything goes as it should, your body might still have an adverse reaction to the implant itself, especially if you have a metal allergy. While stem cell therapy isn’t risk free (no medical treatment is), the risks are very low.

Joint replacements don’t last forever. Typically, knee, hip, and shoulder replacements last about 20 years. For some adults, this is all they need – but if you’re relatively young, the last thing you want to hear is that you might have to do this all over again in 20 years. On the other hand, the healing resulting from stem cell therapy can last as long as you do.

You won’t need to take opioid medications. It’s hard to turn on the news these days without hearing more about the opioid crisis affecting thousands of Americans. Many patients are first prescribed opioid medications after surgery, and addiction develops from there. Stem cell therapy doesn’t require patients to take any opioid medications, which is great news for patients who have a family history of addiction.

You can get cost and price information upfront.This is a bit counterintuitive, so bear with us. It’s true that stem cell therapy usually isn’t covered by health insurance policies, while joint replacement surgeries generally are. But as anyone who has dealt with a health insurance company knows, just because you’re covered doesn’t mean everything is covered. Far too many patients find themselves surprised by enormous bills from the hospital or rehabilitation facility, only to find out that their insurance won’t cover the charges.

On the other hand, because stem cell therapy doesn’t go through your insurance company, doctors can tell you the costs upfront. This allows you to determine if you can afford the treatment and plan to pay for it before you agree to anything, rather than being surprised by bills long after the fact.

The bottom line is this: there’s no harm in exploring all of your options.

For some patients, a joint replacement surgery truly is their only option to dealing with the pain and restoring normal feel and function. But before you decide that you’re one of those patients, it’s worth taking the time to learn more about the other treatments out there. Surgery is usually considered the last available treatment for a reason.

We at National Stem Cell Clinic invite you to learn more about all of our treatment options, not just stem cell therapy, but also prolotherapy, neuro-prolotherapy, PRP and PPP treatment, and more. We may have a solution for your pain that won’t require you to take the risks of surgery and the time of rehabilitation. If it turns out that you’re not a candidate for our treatments, at least you’ll know you tried all your options. Give us a call today to schedule a consultation.

¿Reparar o reemplazar?

Antes de optar por un reemplazo de rodilla o hombro, considere la terapia con células madre

Es una pregunta común para las personas que poseen casas, automóviles y otras piezas de tecnología costosa: ¿reparo lo que va mal o lo reemplazo? Esto suele ser una decisión que requiere un cuidadoso análisis de costo / beneficio, ponderando los pros y los contras de cada opción. Francamente, la mayoría de la gente no espera con entusiasmo.

Pero imagínese si usted no tenía el lujo de hacer esa opción. Imagínese si no había manera de arreglar lo que estaba mal, por lo que simplemente tuvo que reemplazar todo el sistema problemático – no importa lo costoso o inconveniente que podría ser.

Para muchos pacientes con lesiones de rodilla, hombro o cadera, este era exactamente su dilema. Ya no habían respondido al tratamiento convencional. Sus médicos les habían dicho ahora que su única opción era un reemplazo articular, una cirugía mayor que requeriría semanas o meses de dolorosa rehabilitación.

Por suerte, eso fue entonces, y esto es ahora. Los pacientes que son candidatos para el reemplazo de rodilla, hombro o cadera tienen otra opción: la terapia con células madre.

¿Por qué los pacientes deben considerar primero la terapia con células madre?

La terapia con células madre utiliza células madre de su propio cuerpo para curar directamente una lesión. Nuestros médicos removerán las células madre adultas de la médula ósea o la grasa del vientre e inyectarán directamente en el sitio de la lesión original, usualmente mezclando las células madre con PRP o PPP. Una vez allí, las células madre se convertirá en cualquier tipo de célula que se necesita para curar la lesión. Usted obtiene la misma forma y función que tenía antes de la lesión, y se llega a disfrutar de una serie de otras ventajas. Lea más sobre ellos abajo:

El tratamiento con células madre no requiere que tome tanto tiempo libre del trabajo o de la escuela. Puede que tenga que tomar unas horas o un día aquí y allá para citas médicas o terapia física, pero esto no es nada comparado con una hospitalización de días de duración o semanas de rehabilitación.

No hay ninguno de los riesgos de una cirugía mayor, ni hay riesgo de rechazo. Con la cirugía mayor vienen los riesgos de infección, reacciones adversas a la anestesia, y más. Incluso si todo va como debería, su cuerpo todavía puede tener una reacción adversa al implante en sí, especialmente si usted tiene una alergia al metal. Mientras que la terapia con células madre no está libre de riesgo (no hay tratamiento médico), los riesgos son muy bajos.

Los reemplazos articulares no duran para siempre. Típicamente, los reemplazos de rodilla, cadera y hombro duran aproximadamente 20 años. Para algunos adultos, esto es todo lo que necesitan – pero si eres relativamente joven, lo último que quieres oír es que tendrás que hacer esto de nuevo en 20 años. Por otro lado, la curación resultante de la terapia con células madre puede durar tanto como usted.

No necesitará tomar medicamentos opiáceos. Es difícil activar las noticias en estos días sin escuchar más acerca de la crisis de opioides que afecta a miles de estadounidenses. Muchos pacientes son los primeros prescritos medicamentos opioides después de la cirugía, y la adicción se desarrolla desde allí. La terapia con células madre no requiere que los pacientes tomen ningún medicamento con opioides, lo cual es una gran noticia para los pacientes que tienen antecedentes familiares de adicción.

Usted puede obtener información de costo y precio por adelantado.

Esto es un poco ilógico, así que sigue con nosotros. Es cierto que la terapia de células madre usualmente no está cubierta por pólizas de seguro de salud, mientras que las cirugías de reemplazo articular generalmente lo son. Pero como cualquier persona que ha tratado con una compañía de seguros de salud sabe, sólo porque está cubierto no significa que todo está cubierto. Demasiados pacientes se encuentran sorprendidos por las facturas enormes del hospital o de la facilidad de la rehabilitación, solamente para descubrir que su seguro no cubrirá los cargos.

Por otro lado, debido a que la terapia con células madre no pasa por su compañía de seguros, los médicos pueden decirle los costos por adelantado. Esto le permite determinar si usted puede pagar el tratamiento y plan para pagar por él antes de que usted acepte cualquier cosa, en lugar de ser sorprendido por las facturas mucho después del hecho.

La conclusión es esta: no hay ningún daño en la exploración de todas sus opciones.

Para algunos pacientes, una cirugía de reemplazo articular es verdaderamente su única opción para lidiar con el dolor y restaurar la sensación normal y la función. Pero antes de decidir que usted es uno de esos pacientes, vale la pena tomarse el tiempo para aprender más sobre los otros tratamientos que hay. La cirugía generalmente se considera el último tratamiento disponible por una razón.

Nosotros en la National Stem Cell Clinic le invitamos a aprender más sobre todas nuestras opciones de tratamiento, no sólo la terapia con células madre, sino también la proloterapia, la neuro-proloterapia, el PRP y el tratamiento con PPP, y más. Podemos tener una solución para su dolor que no requiere que usted tome los riesgos de la cirugía y el tiempo de rehabilitación. Si resulta que no eres un candidato para nuestros tratamientos, por lo menos sabrás que probaste todas tus opciones. Llámenos hoy para programar una consulta.